Primera línea de interconexión eléctrica entre Chile y Perú estará operativa en 2019

180 0
180 0

A toda máquina está trabajando el Ministerio de Energía para poder licitar a comienzos de marzo la construcción de una línea eléctrica que una Arica con Tacna, siendo el primer paso para la interconexión entre Chile y Perú. De ser así, la unión podría estar operativa incluso en 2019.

Desde el Ministerio de Energía explican que este trabajo conjunto se enmarca dentro de una decisión de Estados de propiciar intercambios entre ambas naciones, por lo que señalan que cualquier cambio en el Ejecutivo peruano -como una eventual destitución de su Presidente, Pedro Pablo Kuczynski, por sus lazos con Odebrecht- no revertiría los avances en esta materia.

Entre los progresos se encuentra la aprobación, en mayo pasado, de los términos de referencia del estudio que determina los beneficios de esta interconexión. “Ya existe la convicción de ambas partes que la línea de transmisión tiene sentido económico para ambos países”, señala el ministro de Energía, Andrés Rebolledo.

Cuenta que su idea, también compartida por su par peruana, es dejar lo más avanzado posible el proceso de licitación de la línea entre Arica y Tacna. “Los equipos de ambos países están trabajando en las definiciones técnicas, y en marzo del próximo año podríamos estar en condiciones de partir la primera etapa del proceso. Si eso se diera, la obra se podría licitar durante 2018”, sostiene.

“Una obra de esta magnitud es posible de construir en un plazo de unos 12 meses, por lo que es probable que la tuviéramos operando en 2019 o 2020”, Añade.

La línea de transmisión se extendería por 50 kilómetros y tendría una capacidad de transporte de unos 200 MW.

Planean línea más ambiciosa

Esta sería la primera pero no la última. Rebolledo comenta que a futuro, si este proyecto es exitoso y las condiciones de mercado lo permiten, ampliarían la interconexión con un segundo tendido, que vaya desde la zona de Camisea (sur del Perú) hasta Antofagasta.

“Este tendido, que tendría una extensión de unos 600 kilómetros, podría transportar unos 1.000 MW de energía”, complementa el secretario de Estado. De ejecutarse estas obras, Chile podría exportar la energía renovable producida en el norte, pero también podría comprar electricidad barata producida con gas natural que se explota en Camisea.

Fuente: El Mercurio.

In this article