Ministerio de Energía recreó primera luminaria pública eléctrica de Chile

318 0
318 0

Todo empezó en 1883, día en que se implementaron las primeras luminarias públicas de nuestro país en la Plaza de Armas y que cambiaron para siempre la vida de los capitalinos y tiempo más tarde, la de todos los chilenos. En el marco del Día del Patrimonio, el Ministerio de Energía, quiso recrear aquella fecha con una ceremoniade la época. Corría la mitad del siglo XIX y la electricidad llegaba a nuestro país. En ese entonces, esta herramienta se utilizaba, básicamente, para la comunicación entre Santiago y Valparaíso que se realizaba vía telégrafo. Aún faltaba mucho para poder utilizar la electricidad para iluminar la vida de los chilenos de esa época.

Por esos días el carbón movía al mundo. Este era utilizado en distinta clase de actividades (industriales, transportes, entre otras) y era la fuente de energía más importante de la época. La iluminación de hogares y de espacios públicos era en base a gas. Esto último tuvo un cambio rotundo cuando el 19 de octubre de 1879 el inventor estadounidense Thomas Alva Edison tuvo éxito con su test de dejar un filamento incandescente encendido durante varios días. Desde entonces, aquel día es considerado la fecha de nacimiento de la bombilla. Tres meses después, el 27 de enero de 1880, Edison, de 32 años, inscribió la patente de su invento y empezó con la producción en masa.

Fue en 1883 el día que la vida de los chilenos cambió para siempre. Las noches se iluminaron y los hábitos de los chilenos cambiaron la noche que dos faroles de cinco luces cada uno, fueron instalados en el centro de reunión preferido por los ciudadanos de antaño: la plaza de armas. La electricidad en forma luz era sinónimo y símbolo de modernización para nuestro país. Y eso fue exactamente lo que el Ministerio de Energía recreo en el mismo lugar donde hace 134 años los chilenos fueron testigos de cómo por primera vez se iluminaban las calles de la capital con motivo de la celebración del Día de Patrimonio 2017. “Nuestra idea era relatar de forma didáctica como es que la vida de los chilenos cambió cuando llegó la luz a nuestras calles y cuál fue el proceso para llegar a tener nuestros espacios públicos con iluminación, entendiendo que este evento que sucedió en la segunda mitad del siglo en este mismo sector de la Plaza de Armas, es patrimonio de nuestra historia. Fue acá donde empezó el camino de la modernización de Santiago y nuestro país”, afirmó el Ministro de Energía Andrés Rebolledo. La nueva energía avanzó a pasos agigantados.

En los primeros años del siglo XX este proceso de modernización urbana y doméstica fue trabajo de empresarios chilenos y extranjeros que fueron creando empresas eléctricas en distintos puntos de nuestro país. El jefe de la cartera de Energía relata el desarrollo que tuvo la electricidad durante hace casi ya 100 años, argumentando que “a inicios de la segunda década del siglo XX, la generación y suministro de energía tuvo un explosivo desarrollo con el surgimiento de la Compañía Chilena de Electricidad. Frente a esto, el Estado debió legislar para regular esta actividad y en 1925 se promulgó la Ley General de Servicios Eléctricos”. Este gran paso tuvo grandes consecuencias en el diario vivir de los habitantes de todos los rincones de nuestro país, quienes aprovecharon las bondades que entregaba la electricidad: calles iluminadas, más seguras y casas con ampolletas incandescentes. El transporte de la época, por su parte, era reemplazado por los nuevos tranvías eléctricos, cambiando la tracción animal por esta nueva forma que tenían los chilenos de llegar a sus destinos.

Fuente: energia.gob.cl.

In this article