Los 3 ejes del acuerdo entre ONU y Teck para empoderar a las mujeres indígenas

1128 0
1128 0

Un dato muy concreto: la tasa de desocupación entre las mujeres indígenas es del 9,3%, frente al 7% de los hombres. ¿Las razones? Básicamente dos: inferiores niveles de formación y menos oportunidades laborales. Esto ha llevado, por ejemplo, a que las mujeres sólo representen un 7% de la fuerza laboral en minería y a que el número de mujeres indígenas que participa en política también sea bajo. Hoy, de un total de 2.224 concejales electos en Chile, sólo 30 son concejalas indígenas.

Es por esto que ONU Mujeres y Teck firmaron este miércoles un acuerdo por dos años y US$ 1.000.000, con el que desarrollarán un programa para empoderar a las mujeres indígenas de las regiones del norte de Chile (quechua, aymara, atacameña, colla y diaguita), donde el sector minero constituye un eje económico relevante.

El objetivo es simple y poderoso: impulsar su bienestar y el del entorno en el que viven, de cara a la Agenda de Desarrollo Sostenible al 2030 de Naciones Unidas, a través de tres fases para el empoderamiento social, económico y político.

  1. Diagnóstico para las competencias
    En la primera se realizará un diagnóstico de la situación socioeconómica y de organización social y política de las mujeres indígenas en localidades de las regiones de Tarapacá, Antofagasta, Atacama y Coquimbo. Ello permitirá identificar sus intereses e instalar competencias para mejorar sus oportunidades de desarrollo.
  1. Educación para el empoderamiento
    Posteriormente, como segunda fase, se desarrollará e implementará el plan formativo de empoderamiento social, político y económico, a través de cursos y talleres centrados en crear redes de mujeres para que puedan poner en marcha proyectos empresariales, formarlas en competencias directivas, nuevas tecnologías, conocimiento de la industria minera y las oportunidades que ésta genera de manera directa e indirecta.
  1. Implementación de experiencias piloto
    En la fase final se implementarán experiencias piloto y se informarán los resultados del proyecto en instancias gubernamentales, organizaciones civiles y actores de la industria para que las mejores prácticas puedan ser replicadas en otros puntos del país o en futuras acciones con mujeres indígenas.

Durante todo su desarrollo, el proyecto tendrá en cuenta la cosmovisión de los pueblos indígenas y sus valores, promoviendo un diálogo intergeneracional como una manera de preservar el liderazgo de mujeres indígenas y perpetuar el legado cultural de sus pueblos.

In this article