Federación Nacional de Cooperativas Eléctricas firmó convenio de trabajo conjunto con Procobre

621 0
621 0
cobre

El convenio se traducirá en una serie de iniciativas para la mejora continua en los servicios e instalaciones de los asociados a FENACOPEL, mediante el uso de sistemas de gestión de activos, talleres, acciones de difusión y el logro de certificaciones internacionales

Con un primer Taller, al que asistieron representantes de las cooperativas pertenecientes a la Federación Nacional de Cooperativas Eléctricas, se dio el vamos a un Convenio de Trabajo Conjunto, firmado entre FENACOPEL y PROCOBRE.

Este acuerdo nace por el interés común de ambas entidades de promover la mejora continua en los servicios e instalaciones de los asociados a FENACOPEL, mediante el uso de sistemas de gestión de activos, con especial atención en los transformadores de poder y de distribución.

PROCOBRE, que tiene como objetivo la promoción del uso del cobre, especialmente en Chile y en Latinoamérica, fomentando una disposición favorable hacia la utilización e impulsando la investigación y el desarrollo de nuevas aplicaciones; desarrolló este primer taller, centrado en la nueva Norma 5, la cual establece que las empresas deben contar con un Sistema de Gestión de Integridad de Instalaciones (SGII) tomando como referencia las normas internacionales de gestión de activos. El Taller de medio día estuvo dirigido a profesionales  de las cooperativas Coelcha, CRELL, Coopelan y Copelec, con base en la guía que preparó la International Copper Association, la cual tiene foco en empresas eléctricas.

A su vez, este acuerdo busca establecer una alianza con una empresa eléctrica, con el fin de implementar un Sistema de Gestión de Activos según la norma internacional ISO 50001, para desarrollar un proyecto piloto, el cual posteriormente se difunda mediante la publicación de un caso estudio.

Cristian Espinosa, gerente de FENACOPEL, comentó que “este convenio nace de la mirada conjunta que encontramos en PROCOBRE, en pos de mejorar los sistemas de gestión existentes. Estas mejoras se realiza para lograr un mejor mantenimiento de las instalaciones de distribución de las cooperativas, y esto se traducirá, una vez implementado, en menores posibles interrupciones para los clientes. Es relevante por lo tanto para las cooperativas eléctricas introducirse en las normas internacionales, que no son fáciles de aplicar, siendo una ayuda este convenio, en pos de avanzar hacia estándares de calidad mundiales en sus procesos de gestión”.

Fuente: Revista Energía.

In this article