Excremento de 200 vacas generan 8 horas de energía eléctrica al día

628 0
628 0

Las vacas ahora no sólo dan leche, también están generando electricidad y ayudando a reducir de forma importante la cuenta a fin de mes. Es lo que está haciendo el contador y agricultor, Ricardo Bornscheuer, en su fundo Quebrada Honda, en Puyehue en la Región de los Lagos. Tiene 200 vacas lecheras que le sirven también para producir energía eléctrica de forma limpia.

¿Cómo? Con la asesoría de la empresa Biotecsur, instaló de un biodigestor (contenedor o espacio hermético), que le permite transformar los purines o desechos del animal en gas, el que luego se extrae y se transforma en electricidad para hacer funcionar las 16 unidades de ordeña y los estanques de frío para almacenar la leche.

La magia está en las bacterias, dice. Cuando el excremento se acumula en un espacio cerrado, se produce un proceso natural de fermentación producido por bacterias.

Recién al tercer día se empieza a emitir el gas rnetano. Los desechos deben pasar por tres compartimientos diferentes para Ilegar al resultado final: gas por un lado y, por el otro, restos de estiércol sobrante que increíblemente sale sin ese fétido olor y que se usa como fertilizante en el predio.

A la fecha, las 200 vacas general 7 mil litros de desechos, con los cuales se puede producir 31.5 Kwa y generar energía eléctrica para 8 horas.

“Estuve trabajando a full el verano completo y me bajó la cuenta de la luz en un 4096. Pagaba $ 650 mil y me disminuyó a $350 mil o $400 mil. Ha sido una gran ayuda, pero la la inversión ha sido grande también”, afirma el agricultor que vende su producción lechera a Nestlé y que se ha transformado en un caso de éxito en el país por el uso de energías renovables para producción.

Con crédito bancario

Hace cuatro años decidió aventurarse en este proyecto de biogás en una “época en que había muy poca información. De hecho, tuve que adaptar el motor de una camioneta para convertir el gas en electricidad”, afirma. Buscaba no sólo generar energía, sino también descontaminar, ya que todos los desechos de las vacas se filtraban a las napas subterráneas afectando la calidad del agua.

Pidió un crédito al banco por $45 millones e instaló el sistema. “Se suponía que en 8 años, con el ahorro en electricidad, se pagaba la inversión, pero como no he tenido generación constante — por que el gas surge según la temperatura, en que a mayor calor más gas se genera- me voy a demorar un poco más en recuperar la plata”, afirma. Para ayudar al proceso, está importando bacterias sintéticas que aceleren el proceso de fermentación, sobre todo en época de frío.

Fuente: Nueva Minería

In this article