1205 0

La demanda actual de electricidad ha hecho proliferar los proyectos energéticos del país, muchos de estos han contemplado formas de relacionarse mejor con el entorno a través del turismo.

Nuestro país se ha ido posicionando como una potencia en turismo, eso dado a los bellos y singulares paisajes que lo acompañan a lo largo del territorio nacional, presentado de norte a sur diferentes tipos característicos de presencia de la naturaleza, que hace recorrer Chile una experiencia única.

Actualmente, la demanda por distinta clase de productos ha ido aumentando, eso dado al incremento de la población a nivel mundial como también el de las distintas necesidades que las personas solventan hoy, y que van de la mano con la nueva tecnología y la globalización.

Años atrás pensar en grandes formas para la generación de energía, dado a la escasez de ella en la población, era un pensamiento casi inexistente, si bien, la generación de este recurso siempre ha existido pues es algo inventado por el hombre, es en los último años donde su demanda ha crecido de forma considerable.

Es bajo ese contexto que se ha producido una proliferación en cuanto a los proyectos de generación de energía en Chile, estos provenientes de distintos recursos, como el agua, viento, carbón, biomasa, entre otros.

Con lo que está produciendo el calentamiento global a la Tierra, ha ido creciendo también, el interés de organismos públicos y empresas por hacer sus actividades más amigables con el medio ambiente, como también más sustentables. Es en ese contexto que en Chile se ha ido optando por tipos de generación de energía más renovables y que causen el menor impacto posible en el medio ambiente.

Pero, existe otro compromiso que se ha dado últimamente que es hacer que la generación de electricidad se relacione directamente con otros rubros, hacer además de amigable con el medio ambiente, complementaria con el entorno que las rodea y con la población, y es dado a ello que en muchos casos se ha unido la generación con el turismo.

Energía y Turismo

En 1979 fue creado el conocido “Lago Rapel”, el que nació con el fin de alimentar a la central hidroeléctrica Rapel, la que posee una potencia de 350.000 kW, y que con el pasar de los años dio pasó a un importante polo turístico, donde hoy conviven con ese proyecto balnearios, casas vacacionales, y además donde también se practican diversos tipos de deportes náuticos.

La octava región, tampoco queda ajena a la realidad que tiene el proyecto antes mencionado. Durante el año 2014 se inauguró en la provincia del Bío Bío la central hidroeléctrica Angostura, la que además de generar el recurso que permite encender los televisores en nuestro hogar, contempló otra serie de propuestas en el plano turístico y la sustentabilidad.

Fue así que a través de la participación de distintos actores relacionados con las localidades aledañas, organismos públicos y representantes de la empresa, Colbún sentó las bases y dio vida al destino turístico que tiene como lema “Y de pronto un Parque”, haciendo referencia e invitando a ver lo que hay más allá de la central generadora de energía.

A través del turismo la empresa generadora busca impulsar, posicionar y potenciar el lugar como un polo turístico, eso de manera de ayudar al crecimiento y desarrollo económico de las comunas y sectores que se encuentren cercanos a la central, involucrando para ello directamente a toda la comunidad a través de una Mesa de Turismo.

Para llevar a cabo lo que se mencionó, Colbún desarrolló el Parque Angostura, el que se compone por una serie de elementos turísticos como Campings, Senderos, Playas de libre acceso, un Arboretum que aloja varias especias de árboles nativos, miradores, entre otros atractivos más.

Además, con el fin de acercar a toda la comunidad al proyecto en sí, crearon el Centro del Visitante, el que puede ser visitado por cualquier personas y se caracteriza por mostrar a la gente de forma interactiva y explicativa el funcionamiento, como también el proceso de construcción de la Central Angostura, además de dar a conocer la historia de las comunas de Quilaco y Santa Bárbara, y mostrar a través de videos, sonidos e imágenes la flora y fauna que habita en el lugar.

También es posible que las personas tengan una visita guiada a la central en sí, donde pueden ingresar al interior de esta, hacer consultas y ver desde adentro como funciona, eso sí, esta clase de visita debe ser programa y avisada con tiempo.

Dado a ese destino turístico, la empresa generadora ha ganado dos premios importantes, el de Fedetur que lo distinguió por ser un destino turístico sustentable y el de Cigré, que reconoció a la Central por contribuir al desarrollo sustentable del sector energético.

Existe otro proyecto cercano a la ciudad de Los Ángeles, que ha causado gran interés desde su puesta en marcha comercial en febrero del 2014, el Parque Eólico Cuel, proyecto de generación de energía eléctrica de la empresa Aela y que se caracteriza por la presencia de 22 aerogeneradores que obtienen la energía del viento para poder generar.

Es difícil no quedar mirando el parque mencionado, pues los grandes aerogeneradores llaman la atención y componen un paisaje atractivo para las personas, donde muchas se han apostado en el camino con tal de obtener una foto de aquella forma de generación de energía.

Si bien, el recinto donde se ubican estas grandes estructuras es privado, ya que sólo es arrendado por la empresa generadora, y existen también barreras debido a las medidas de seguridad necesarias que se deben mantener cuando se está cerca, Aela permite la visita guiada al parque.

Bajo ese sentido, previa coordinación y preparación con los profesionales de la empresa, han ido a recorrer el parque diversos cursos y grupos de personas, donde a través de una visita guiada y explicativa se les cuenta el funcionamiento de las distintas torres, como fue el proceso de instalación y otras dudas que salgan de los asistentes.

Fuente: La Tribuna

In this article