Bloomberg: Chile, el mercado de energías renovables más «hot» de América Latina gracias a los nuevos incentivos del gobierno

Los esfuerzos de Chile por flexibilizar las normas que rigen su industria energética proporcionan un impulso récord a la firmas que promueven la energía renovable, las cuales ya destinan dinero al mercado más importante de América Latina para la tecnología.

Compañías desarrolladoras que encabezan SunEdison Inc. y Enel Green Power SpA invirtieron US$2.000 millones en la industria de energía limpia de Chile en el primer semestre, más del doble del ritmo de igual período del año pasado, según datos que recopiló Bloomberg.

El desplazamiento es consecuencia de una flexibilización de las regulaciones que exigían a quienes obtenían contratos en licitaciones gubernamentales proporcionar energía de forma constante, una barrera que, en efecto, impidió adjudicaciones a granjas solares y eólicas intermitentes. El resultado es que la demanda de renovables en Chile crece a pesar de la situación adversa que enfrentan las compañías mineras que antes sostenían la industria.

“Hasta 2014, el auge de Chile se basó en el mercado spot y en contratos con compañías mineras”, dijo Lilian Alves, una analista de Bloomberg New Energy Finance en Sao Paulo. “Ahora el nuevo motor son las acciones”.

Diez compañías, entre ellas SunEdison, Acciona SA y Abengoa SA, ya han obtenido contratos en las licitaciones desde que se modificó la norma en diciembre. Las plantas de energía en las que trabajan proporcionarían por lo menos 1 gigawatt de energía solar y eólica, aproximadamente lo mismo que un reactor nuclear.

Licitaciones de energía

En las licitaciones, las firmas generadoras compiten por contratos para proporcionar electricidad en acuerdos de largo plazo. Las compañías que usan combustibles fósiles y las plantas hidroeléctricas dominaban antes las licitaciones. La próxima, que se realizará en el primer semestre de 2016, asignará el 29 por ciento de la provisión de energía regulada de Chile para la próxima década.

El modelo de licitación es habitual en América Latina. Brasil ha incluido energía eólica en ventas similares desde 2009, lo cual lo convierte en el principal mercado de turbinas de la región. En octubre incorporó energía solar. Brasil destinó US$1.000 millones a energía limpia en el segundo trimestre, un 50 por ciento menos que en igual período del año pasado, estima New Energy Finance.

El gobierno de Chile tomó medidas porque se estima que el crecimiento de las energías renovables declinará con la menor demanda de la industria minera, que compraba electricidad a granjas solares y eólicas para las minas de cobre.

La caída de los precios del cobre ha reducido el interés por la expansión de las minas, dijo Hernán Farace, vicepresidente de finanzas de proyectos de Greenwood Energy, una firma desarrolladora solar con sede en Nueva York que planea un proyecto de 80 megawatts en la región chilena de Antofagasta.

“La demanda de energía podría declinar en el futuro porque habrá menos minas”, dijo Farace.

Las instalaciones solares se desacelerarán 40 por ciento para 2017 respecto de 2014, mientras que los proyectos eólicos lo harán un 30 por ciento, según New Energy Finance.

Fuente: El Mostrador