Eléctrica Engie prevé fuerte baja del precio del petróleo antes de diez años

567 0
567 0
petroleo

La industria del petróleo debe prepararse para cinco ‘tsunamis’ del sector energético que amenazan con arrastrar los precios del petróleo por debajo de los 10 dólares el barril en menos de una década, según el director de Innovación de la eléctrica gala Engie.

El coste cada vez menor de la energía solar y las baterías de almacenamiento, el aumento de las ventas de vehículos eléctricos, el auge de los edificios ‘inteligentes’ y del hidrógeno barato influirán de una manera decisiva en el mercado del crudo, ha dicho Thierry Lepercq, director de Investigación, Tecnología e Innovación de la energética gala.

“Incluso si la demanda de petróleo sigue subiendo hasta 2025, su precio podría bajar a 10 dólares si los mercados anticipan una caída significativa de la demanda“, dijo Lepercq.  El crudo se desplomó a ese nivel en 1998.

“El almacenamiento solar, baterías, vehículos eléctricos y de hidrógeno, y los dispositivos conectados están en plena curva ‘ J’”, dijo. “El hidrógeno es el eslabón perdido en un sistema de energía 100% renovable, pero ya existen las tejas tecnológicas”, dijo Lepercq a Bloomberg.

Engie, antiguo monopolio de gas francés y actualmente el mayor productor de energía no estatal del mundo tras una década de continuas adquisiciones, está invirtiendo en energías renovables al tiempo que vende sus centrales de carbón y activos de exploración para protegerse de los cambios de precios de las commodities.

La compañía planea invertir 1.500 millones de euros  hasta el 2018 en tecnologías que incluyen el almacenamiento a gran escala, la producción de hidrógeno, ‘mini-redes’ que suministren a pequeños grupos de casas y edificios inteligentes que conectan la calefacción, la iluminación y los sistemas informáticos para ahorrar energía y reducir los costes.

Crear valor

“En los próximos meses, esperamos anunciar los primeros pasos importantes de proyectos, inversiones, alianzas y adquisiciones potenciales” en estas áreas, dijo Lepercq, un ex banquero y empresario que en 2006 co-fundó Solairedirect, un desarrollador solar que fue comprado por Engie por unos 200 millones de euros en 2015. “Estamos hablando de plataformas tecnológicas en las que se puede crear mucho valor a partir de inversiones comparativamente mucho más pequeñas”.

El coste de la energía solar probablemente caerá por debajo de los 10 dólares el megavatio-hora antes del 2025 en los lugares más soleados del mundo, según Lepercq. En septiembre, Engie compró una participación en Heliatek, una empresa alemana de desarrollo de películas fotovoltaicas para las fachadas de los edificios. También adquirió Symbio FCell, un fabricante francés de pilas de combustible que convierten el hidrógeno en electricidad para hacer funcionar los vehículos.

“A medida que los fabricantes de automóviles ofrezcan vehículos eléctricos con una autonomía  superior a 500 kilómetros, las estaciones de carga se desplieguen progresivamente y más ciudades prohíban los coches de gasolina y diésel, el cambio se producirá de forma progresiva”, dijo Lepercq.

El número de coches eléctricos y enchufables ha aumentado en todo el mundo y ha superado la barrera del millón en el 2015, según la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

El hidrógeno puede ser tan barato como el gas natural licuado en menos de 10 años, según Lepercq, que puso de relieve su capacidad de convertir la energía solar en combustible transportable.

“Tendremos la posibilidad de transportar la energía que se produce muy barata a lugares remotos”, dijo Lepercq, quien se muestra animado por el desarrollo del primer vehículo de hidrógeno licuado por parte de Kawasaki Heavy Industries Ltd., como parte de un plan de Japón para importar hidrógeno de Australia, y cree que “cientos” más se pondrán en marcha en la próxima década.

En Francia, Engie ha realizado recientemente una profunda remodelación de la región de Provenza-Alpes-Costa Azul, de 5 millones de habitantes, que muestra que podría funcionar por completo con energías renovables en 2030 y con un coste un 20% inferior al del actual sistema energético. Solar, eólica, biogás, almacenamiento en baterías a gran escala e hidrógeno serán los elementos clave. “La promesa de la energía casi infinita y libre está aquí”, concluyó.

Fuente: El periódico de la energía.

In this article