El premio Avonni Energía “Empresas Eléctricas” ya tiene a sus tres finalistas 2015

El mayor galardón a la innovación en Chile, los Avonni, ya cuenta con sus finalistas para su novena versión. Apenas 46 proyectos siguen en competencia para cada una de las 15 categorías, y por supuesto, para la de Energía “Empresas Eléctricas”, que también sorprendió con los suyos.

“El sector energético chileno está viviendo probablemente uno de sus momentos más desafiantes. Necesitamos crecer para generar el doble de nuestras capacidades de energía. La originalidad en la innovación, en la forma en que enfrentamos este desafío, no sólo es crucial, sino que es importante para alcanzar los desafíos”, explicó Rodrigo Castillo, director ejecutivo de Asociación de Empresas Eléctricas A.G. y cabeza del jurado de la categoría Energía a El Dínamo. Por ello no es casualidad de que se sumara el año 2011 al Premio Nacional de Innovación, el más importante en nuestro país, los Avonni, como embajador de la categoría Innovación Energía.

Tal como cada año, cuenta Rodrigo Castillo, sorprenden los postulantes al Avonni. “Sin embargo, este año hemos puesto el foco de difusión para captar proyectos relacionados con la eficiencia energética, porque este año estaremos impulsando nuevas ideas público-privadas para sacar adelante una buena Ley de Eficiencia Energética, un desafío país y queremos que todo se complemente para ese gran objetivo”, dice.

Con esa intención y con la de premiar una solución que haya hecho la diferencia en el mercado energético, el jurado integrado además por Carlos Silva (Universidad Adolfo Ibáñez), Peter Hatton (Central Cardones), Francisco Sánchez (CGE Distribución), Bernardita Fernández (Minera Doña Inés de Collahuasi) y Carlos Márquez (Fundación Copec), anunció a los nuevos finalistas Avonni Energía “Empresas Eléctricas”. Castillo aclaró que las innovaciones presentaron al menos tres elementos: originalidad, utilidad práctica, y por último, que las soluciones en forma directa o indirecta deben colaborar en hacer más cercana, más eficiente y más atractiva la energía para las personas.

Los finalistas

El primero de ellos, nos traslada a 100 kilómetros al sur de Iquique. Es Espejo de Tarapacá, una central hidráulica de bombeo de 300 MW operada con agua de mar, la que está siendo construida por la empresa chilena Valhalla (2011). Su plus es que aprovecha las características geográficas del Desierto de Atacama para implementarla de manera casi natural. En esencia, este enorme sistema de almacenamiento de electricidad permite eliminar a un bajísimo costo la intermitencia de fuentes renovables no convencionales, como la energía solar.

En tanto, Lodo Energy, otro finalista, transforma cualquier residuo orgánico en electricidad, no importando si es un carozo de durazno, basura o la poda de árboles. Esta empresa incubadora (Instituto 3IE de la UTFSM) puede a cualquier escala eliminar estos residuos, sea para las pymes, municipalidades, las grandes industrias u otras organizaciones, mediante la mediante gasificación termoquímica.

Reporte Efizity es el último finalista a los Avonni Energía “Empresas Eléctricas” y fue elegido por ser un informe mensual personalizado, que muestra el consumo de agua, gas y electricidad de cualquier hogar y hasta lo compara con el consumo de sus vecinos de igual características. Con un diseño muy limpio, el reporte permite visualizar su desempeño, entregándonos información del último mes y de todo el año, y hasta situar su hogar en un ranking.

En opinión de la directora de los Avonni, Isidora Undurraga, los resultados obtenidos en la edición 2015 son “una señal positiva frente a la actual sensación de estancamiento por la que atraviesa el país. A pesar de la coyuntura nacional, y a diferencia de lo que se piensa, las grandes empresas, universidades, emprendedores y el mundo científico sí están planteando soluciones innovadoras a problemáticas actuales, dando una señal de que existen muchos espacios de crecimiento”.

La ceremonia de Premiación de los Avanni 2015 se realizará el 12 de noviembre.

Fuente: El Dínamo