Consejo de Ministros aprueba creación de parques marinos en Juan Fernández y Cabo de Hornos

157 0
157 0

El Consejo de Ministros aprobó la creación de dos nuevos parques marinos, en el archipiélago de Juan Fernández y Cabo de Hornos, respectivamente, y que abarca, en total, una superficie de más de 400.000 m2.

En el caso de Juan Fernández, el Consejo aprobó la creación del parque por 262 mil km2, más un Área Marina Costera Protegida de Múltiples Usos de 24 mil km2, totalizando una protección oficial de 286 mil km2, así se redujo el espacio estimado originalmente y que llegaban a los 400.000 m2.

Los principales objetivos de esta propuesta son los de proteger ecosistemas únicos de alto endemismo, en particular la zona de los montes submarinos; y compatibilizar la conservación de los ecosistemas con el uso pesquero por parte de pescadores nacionales dentro de la Zona Económica Exclusiva.

Para Cabo de Hornos, en tanto, se aprobó una superficie total de 140.000 km2 para la preservación de ecosistemas marinos de los canales y fiordos asociados al Archipiélago Diego Ramírez, los montes submarinos del Paso Drake y los componentes de la biota acuática existente en el área bajo protección.

A nivel de biodiversidad marina, se protegerán áreas de alimentación y reproducción de dos especies de albatros y de dos especies de pingüinos, áreas de alimentación y migración de mamíferos marinos, bosques de kelps y ecosistemas costeros.

Entre los montes submarinos al sur de Diego Ramírez se detectan algunos con 4.000 metros de altitud, cuya cima se encuentra a solo decenas de metros de profundidad y registros de una rica fauna bentónica, incluyendo grandes esponjas y corales fósiles.

Según el ministro del Medioambiente y presidente del Consejo, Marcelo Mena, esta aprobación “se traduce en una zona de conservación que va a permitir la recuperación de especies que hoy están sobre explotadas y proteger ecosistemas únicos, como el lobo fino de Juan Fernández o el bacalao de profundidad y el centollón en la zona de Cabo de Hornos”.

Fuente: Pulso.

In this article