CNE estima que proyecto de transmisión bajará precios de licitaciones hasta en US$ 15

525 0
525 0

El “tren legislativo” que impulsa el Ministerio de Energía sumó una nueva entrega al Parlamento. Esto, luego que la cartera dirigida por Máximo Pacheco ingresara el pasado 7 de agosto al Congreso el proyecto de ley de transmisión eléctrica.

De acuerdo con el Ejecutivo, uno de los principales objetivos de la iniciativa es elevar la competencia del sector. Pero también, impulsar a la baja los precios de la energía, materia que según estimaciones de la Comisión Nacional de Energía (CNE), podría ocurrir con una caída de hasta US$ 15 por MWh en las próximas licitaciones de energía a distribuidoras.

“Nuestra estimación es que un sistema de transmisión con más holgura y con medidas de transparencia en los costos, debería impactar en precios finales en torno a US$ 10 a US$ 15 por MWh hacia la baja”, dijo Andrés Romero, secretario ejecutivo de la CNE.

Romero añadió que cuando el proyecto salga  del Parlamento (el Ejecutivo espera que sea a más tardar en abril de 2016), tendrá un impacto inmediato de US$ 5 a la baja en los precios de licitación. Además, agregó que a futuro estas bajas podrían permitir precios cercanos a los US$ 90 por MWh en promedio en las subastas, cifra que hoy está en torno a US$ 105 por MWh.

Principales cambios

El diagnóstico de Energía, junto a otros actores del sector, luego de un trabajo pre legislativo de un año, reveló que el alto precio de la energía en el país se atribuye, entre otras causas, a un sistema de transmisión poco robusto, que genera problemas de competencia y seguridad.

Para eliminar estas barreras, el Ejecutivo propone, entre otras soluciones, la creación de un coordinador independiente del sistema eléctrico nacional que reemplazará a los actuales CDEC, con personalidad jurídica propia, y con nuevas funciones, entre las que destaca la colaboración con las autoridades en el monitoreo de la competencia en el sector, pudiendo incluso notificar a la Fiscalía Nacional Económica (FNE) en caso de ser necesario.

La iniciativa propone, además, una nueva definición funcional de los sistemas de transmisión del país. De esta forma, el actual sistema troncal pasaría a definirse como sistema de transmisión nacional. Además, los sistemas de subtransmisión se denominarían de transmisión zonal; y la transmisión adicional cambiará a sistemas dedicados.

El proyecto crea un cuarto sistema: los polos de desarrollo. Este nuevo segmento permite, a través de una única solución coordinada, la evacuación de generación de polos de desarrollo (en especial, cuencas hidrográficas), donde hay un interés público y fallas de coordinación para su materialización.

También se incorporará un nuevo proceso quinquenal de planificación energética, a cargo del Ministerio de Energía, que tendrá un horizonte de 30 años.

La iniciativa busca lograr equilibrios en materias económicas, sociales y ambientales en la definición de los trazados de transmisión. Para esto, se establecerá un procedimiento de estudio de franja, el que será sometido a una evaluación ambiental estratégica y a la aprobación del Consejo de Ministros.

Otro punto destacado es el que dice relación con transparentar la remuneración del sistema de transmisión. La formula actual establece que las generadoras cancelan el 80% de este costo y los clientes finales 20%, pero a juicio de la CNE, ese costo es traspasado de manera íntegra al consumidor final a través del precio.

“Los generadores no seguirán cobrando el sobrecosto y los clientes finales terminarán pagando lo que realmente corresponde que paguen”, dijo Romero.

Fuente: La Tercera

In this article