Central El Campesino firmó contrato de suministro de GNL con Cheniere Energy

1810 0
1810 0
Biobiogenera, a través de su proyecto Central El Campesino, informó ayer que firmó un contrato de 20 años con Cheniere Marketing International, LLP, filial de la compañía norteamericana Cheniere Energy, para el abastecimiento de gas natural licuado (GNL).
Central El Campesino será una central termoeléctrica de ciclo combinado impulsada a gas natural de 640 MW de potencia, que estará ubicada en Bulnes, y proveerá de energía al Sistema Interconectado Central (SIC) de Chile a comienzos del año 2019.
El contrato permitirá a la central El Campesino adquirir 0,62 millones de toneladas por año, suficientes para generar 640 MW a partir del año 2019 a precios más bajos que los existentes a esta fecha, es decir, los valores del gas natural importado de Argentina y del GNL que llega al terminal de Quintero.
Se espera que el GNL sea transportado por barco desde el terminal de Corpus Christi, ubicado en Texas. Luego, será despachado, almacenado y regasificado en el Terminal de GNL Penco-Lirquén y transportado a través del Gasoducto del Pacífico a la central El Campesino, en Bulnes.
Menores precios
La vicepresidente ejecutiva de Cheniere Marketing, Meg Gentle, afirmó que “esperamos con ansias suministrar GNL a central El Campesino para este nuevo e importante proyecto de energía impulsado a gas y convertirnos en un proveedor de energía confiable para Chile”.
Para el director ejecutivo de Biobiogenera, Juan José Gana, este contrato de compraventa de gas natural licuado “significa certidumbre respecto del futuro de suministro eléctrico para los consumidores, quienes hoy evidencian problemas por el elevado nivel de precios que los afecta y que limita las posibilidades de desarrollo del país”.
En 2014, central El Campesino se adjudicó un paquete de suministro de energía de 4.000 gigawatt/hora al año, que se espera pueda frenar la tendencia al alza de los precios de la electricidad. Además, aumentará la disponibilidad de energía con un menor impacto ambiental mediante el uso de gas natural.
Dicha licitación se logró ganar ofertando un precio de de US$110,9 por MW/hora de energía, lo que representa una baja de 14,6% respecto de la última gran licitación eléctrica, en que se adjudicó a US$130.
En ese sentido, Gana explicó en junio de 2014 a LA DISCUSIÓN,  que el terminal de Penco factibilizará la llegada de GNL a precios competitivos a la Región del Bío Bío, y si bien no se detalló el valor establecido en el contrato con Cheniere, en aquella oportunidad adelantó que el valor del GNL que comprarán a Cheniere bordearía los 8,6 dólares por millón de BTU, a los que se debe incluir los costos de flete y regasificación, lo que lleva el valor al rango de los 12-13 dólares por millón de BTU.
En tanto, el valor del gas argentino actualmente oscila entre los 20 y 24 dólares por millón de BTU, mientras que el gas que importa ENAP a través del Terminal Quintero bordea los 10-11 dólares.
Hay que considerar, sin embargo, que el precio a consumidores, tanto industriales como residenciales, es mucho mayor.
En el caso de los grandes consumidores industriales de la Región del Bío Bío, éstos pagan cerca de 20 dólares por millón de BTU por el GNL que es regasificado en Pemuco; y los clientes residenciales de Chillán pagan cerca de 29 dólares por millón de BTU a Intergas, que compra a Innergy el GNL importando desde Argentina.
 
Grandes consumidores
En reunión sostenida ayer, en Concepción, el director ejecutivo de Biobiogenera, Juan José Gana y el vicepresidente para Latinoamérica de Chenier Marketing, Gavin García, compartieron detalles del avance de Terminal GNL Penco- Lirquén a integrantes de la Mesa de grandes consumidores de energía de la Región del Bío Bío.
En la oportunidad, Elías Valenzuela, presidente del directorio de Acenor y vocero de la Mesa de grandes consumidores de energía, señaló que “la Región del Bío Bío es una zona con reconocida vocación industrial que desde la fallida disponibilidad del gas natural argentino en la matriz energética nacional ha sido fuertemente impactada en su desarrollo y competitividad, asumiendo costos ambientales y de pérdida de empleos, entre otros. Este contrato de importación de GNL nos abre las expectativas de contar nuevamente con gas natural para la actividad industrial a precios competitivos, con suministros de largo plazo asegurado, diversificando nuestra matriz y aportando a hacer frente a las restricciones ambientales y de precios de la energía”.
Disponibilidad de gas
Las positivas perspectivas para la industria regional fueron refrendadas por Gana: “el modelo de negocios del terminal es abierto, lo que permite que cualquier empresa que desee importar GNL lo puede hacer a través de nuestro terminal, de manera que nosotros seremos prestadores de servicios y por lo tanto, importaremos solo la cantidad de GNL que requiera la central. Nosotros no vamos a vender gas”.
De hecho, según planteó el ministro de Energía, Máximo Pacheco, la opción de que ENAP construya un terminal regasificador en la bahía de Concepción ya fue descartada, precisamente por la proyección que representa el terminal de Biobiogenera.
En ese sentido, Juan José Gana precisó que “la capacidad del terminal será de 12 a 15 millones de metros cúbicos por día, muy superior a los 3,5 millones de metros cúbicos diarios que llegaban de Argentina en su mejor momento. La central El Campesino, en tanto, consumirá 7 millones de metros cúbicos diarios, por lo que existe un margen importante para el consumo industrial y residencial en la región”.
Proyectos en evaluación
La central El Campesino es un proyecto de la compañía chilena Biobiogenera en asociación con la empresa estatal francesa EDF, Electricite de France, una de las empresas generadoras eléctricas impulsadas a gas más importantes del mundo y la más grande de Francia.
El proyecto implica una inversión de 804 millones de dólares y se espera que comience su construcción el primer semestre del año 2016.
Cheniere es, además, socio en el proyecto Terminal de GNL Penco Lirquén, cuyo costo de desarrollo del proyecto se estima en 140 millones de dólares, aproximadamente.
Ambos proyectos, tanto la central El Campesino como el terminal regasificador de Penco-Lirquén, ingresaron sus respectivos estudios de impacto ambiental a tramitación en noviembre y octubre de 2014, respectivamente, y actualmente se encuentran en etapa de evaluación.
In this article