Así es como Bolivia quiere comenzar a explotar la mayor reserva de litio del planeta

349 0
349 0

Alemania aventaja a otros países que aspiran a adjudicarse la construcción de una planta para industrializar el litio de Bolivia, informó el presidente del país, Evo Morales. El vecino Andino tiene las mayores reservas del mundo de litio, mineral que se usa para hacer las baterías de los coches eléctricos y que está llamado a ser el ‘petróleo’ del futuro.

El mandatario se refirió a este proyecto, pendiente desde hace años, durante el informe de gestión presentado ante el Parlamento en conmemoración del Día del Estado Plurinacional de Bolivia, que recuerda su llegada al poder en 2006.

Morales señaló que Bolivia tiene “muchas propuestas de China, de Rusia, de Estados Unidos, de Europa” para dar el salto a una siguiente etapa en la industrialización del litio, tras una producción menor en plantas piloto que su Gobierno puso en marcha.

“Según el equipo técnico, lo más avanzado y lo más ventajoso para Bolivia sería Alemania. Este año vamos a definir con qué empresa internacional vamos a garantizar la inversión para la cadena productiva del litio y productos conexos”, señaló.

Bolivia trabaja desde hace varios años en un proyecto estatal con miras a llegar a producir baterías propias con litio en el salar de Uyuni, donde están las mayores reservas mundiales del mineral.

Ese salar, también uno de los principales atractivos turísticos bolivianos, es el fondo disecado de un antiguo mar, que se extiende en unos 10.000 kilómetros cuadrados en la región andina de Potosí (suroeste) y que le convierte en el mayor del mundo a más altura, a unos 3.600 metros de altitud.

En su informe, Morales indicó que entre 2013 y 2017 el Estado invirtió 66,1 millones de dólares en cuatro plantas piloto de cloruro de potasio, carbonato de litio, ensamblado de baterías y materiales catódicos, instaladas en distintos lugares de Potosí.

El año pasado, estas plantas produjeron 2.800 toneladas de sales de potasio, 65 toneladas de carbonato de litio, 2.084 baterías y 22,32 kilos de materiales catódicos, detalló el gobernante.

El desafío que se ha planteado el Ejecutivo boliviano es la puesta en marcha de plantas para la producción a escala industrial de estos derivados del litio.

En Uyuni se construye una planta industrial de cloruro de potasio, que tendrá una capacidad de producción de 450.000 toneladas anuales y se prevé que empiece a funcionar en agosto próximo, dijo Morales.

También indicó que está prevista una inversión de 100 millones de dólares para construir la planta industrial de carbonato de litio, con una capacidad de 15.000 toneladas al año. La industrialización del litio es un objetivo que persigue el Gobierno de Morales desde 2008.

Fuente: El Periódico de la Energía.

In this article