Alemania no quedaría a oscuras si cierra sus plantas nucleares y a carbón

112 0
112 0

Alemania puede apresurar el cierre de la central nuclear y las centrales eléctricas de carbón más antiguas sin poner en peligro su autosuficiencia energética, dijo Friends of the Earth. De lo contrario, Berlín echaría de menos sus objetivos climáticos.

BUND, el afiliado alemán de “Friends of the Earth”, acusó al gobierno de la canciller Angela Merkel de demorarse en el avance de la decisión, a pesar de la obligación que adquirió Alemania en el tratado climático de París 2015, para recortar las emisiones de carbono.

Impresionada por el colapso del reactor nuclear de Fukushima en 2011, Alemania legisló para cerrar sus plantas de energía nuclear para 2022.

Las empresas de servicios públicos inicialmente se aferraron a la generación de energía nuclear y de carbón, argumentando que la dependencia de la energía eólica y solar por sí sola expondría a los consumidores en todo el país a lagunas en la entrega, por ejemplo, durante días nublados y poco ventosos. Ante la insistencia de las diversas organizaciones que presionan para que el país cierre las plantas, la Asociación Federal de Energía y Agua dijo que el plan de BUND era “irreproducible”.

Al presentar el plan de “desconexión” de BUND para los próximos cinco años en Berlín, el presidente Hubert Weiger dijo que su análisis mostró que con la planificación, el argumento de “brecha” era engañoso y “es posible mucho más si prevalece la voluntad política de hacerlo”.

Los cierres inmediatos no significarán apagones

Según Weiger, el cierre repentino de las siete centrales nucleares operativas de Alemania y sus plantas de carbón más antiguas, anteriores a 1990, si se realizaban de forma ordenada, no conduciría a interrupciones en la entrega.

“En el primer trimestre de 2018, Alemania exportó el equivalente en promedio de cinco grandes plantas”, dijo, y agregó que era “sorprendente” que el nuevo gobierno de coalición de Alemania se mantuviera inactivo a medida que aumentaba el cambio climático.

“Para cumplir con su objetivo climático de 2020, el gobierno debe poner en marcha un programa acelerado. Seguir esperando es irresponsable”, insistió Weiger.

Las compañías energéticas, sin embargo, dijeron que el exceso de energía exportado por Alemania disminuiría durante los próximos cinco años y que existía la posibilidad de que el país no fuera capaz de importar suficiente energía para satisfacer sus necesidades ya que otros países europeos reducen su generación de energía.

Descentralización, eficiencia en el uso de energía

Además de la energía eólica y solar adicional, una combinación de unidades de cogeneración de calor y energía a pequeña escala más descentralizadas, conocidas en Alemania como plantas KWK, mayores ahorros en el uso de energía, una mayor optimización de la red eléctrica y un mejor recorte de cargas en la red es necesario en Alemania, dijo BUND en su estudio.

Los paros inmediatos evitarían la producción de 300 toneladas de desechos altamente radiactivos y comenzarían el proceso de reducción de emisiones de carbono necesario para realizar los cierres de carbón previstos para 2030 en virtud del Tratado de París.

La capacidad de generación de energía de Alemania de carbón es  de  42,7 GW y bajaría a 20 GW en 2020 y 14 GW en 2023, en dirección a una salida completa de carbón para 2030.

Se necesitaban urgentemente reducciones a esta escala porque en 2020 Alemania sobrepasaría su objetivo de rescate climático, medido en emisiones de dióxido de carbono, en 155 millones de toneladas, o alrededor del 10 por ciento, de acuerdo con los cálculos de BUND.

La filial alemana de “Friends of the Earth” dijo que sus sugerencias también se ampliarían en el “margen político” para una mayor protección climática y expondrían afirmaciones falaces de los proveedores que amenazan con dejar a Alemania insegura y con riesgos de “blackouts”.

Fuente: BPA.

In this article